Tágoras para los amigos

Deambulo aunque vaya con un destino preciso. Voy mirando alrededor. Me paro, giro la cabeza en un ángulo distinto y sigo. Voy a lo mío y, desde lo mío, miro.
A veces veo brillos, reflejos metálicos de los engranajes tras el decorado del mundo. Entonces, como un centauro veloz, lleno el aire de flechas y doy caza a los destellos. Entonces, río y juego; y salto; y me elevo con la alegría azul de un crepúsculo de verano.

Pequeños y humanos somos.
Nuestro interior alberga la inmensidad insondable del universo entero
.

Escribo sobre el mundo desde el asombro y la insignificancia, no hay como descubrirse pequeño y humano. O sí: descubrir que todos lo somos. Por eso escribo para todos y a todos alcanzo.
También escribo sobre Dios o el universo. Ya sé que son grandes e íntimos misterios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s